Posteado por: Diego Arbulú | mayo 30, 2011

Mis finales de Champions

He visto o al menos seguido las finales de la Liga de Campeones desde el año 1999, en donde el Manchester se proclamó campeón de Europa. A continuación, un repaso de aquellos partidos, aprovechando mi buena memoria y la coyuntura de que hace un par de días se disputó una nueva edición que ha coronado a un nuevo campeón (merecidísimo) de Europa.

1999. Barcelona. Se enfrentaron Manchester United y Bayern de Munich. El Bayern se adelantó, 1 a 0, desde el primer tiempo, y parecía tener el partido dominado con la férrea disciplina que uno le supone siempre a un conjunto alemán. Mario Basler había sido el autor del gol. Sin embargo, Alex Ferguson, entrenador de los diablos rojos, supo leer muy bien el partido y a falta de unos pocos minutos para el final, dio entrada a dos delanteros: Teddy Sheringham y Ole Solksjaker. Ambos eran suplentes (los titulares eran Cole y Yorke). Y en el agregado cada uno marcó un gol, le dieron la vuelta al marcador y la copa terminó en Manchester. Nunca olvidaré las lágrimas de Sammy Kuffour, el central del conjunto bávaro, en el suelo, lamentándose del error que costó el 2 a 1 final. Recuerdo que vi ese partido en mi casa.

2000. París. Real Madrid versus Valencia CF. Final española, pero el Madrid se impuso con claridad. Goles de Morientes, Raúl y McManaman. El Madrid había llegado a la final tras eliminar al Bayern. El Valencia, lo mismo ante el Barcelona. Ese Valencia tenía un equipazo, con Gerard López, Mendieta, Farinós, Angloma y Cañizares en la cumbre de su carrera. Y tras el triunfo en la final, el Madrid inició su etapa “galáctica” con Florentino Pérez en la presidencia (ganó las elecciones del verano del 2000 y fichó a Figo).

2001. Milán. Final entre el Valencia CF y el Bayern Munich. El Valencia eliminó en semis al Leeds United (que ahora va como fantasma deambulando por segunda o tercera división inglesa), un equipazo con Kewell, Viduka, el portero Robinson y Río Ferdinand comandando su defensa. El Bayern había llegado tras derrotar al Madrid, con un gol de Elber en el Bernabéu. Terminaron los noventa minutos reglamentarios y estaban empatados 1 a 1, goles de los capitanes, Mendieta del cuadro ché, y Effenberg de los bávaros. Prórroga, y el empate se mantuvo. Penales. Falló Pellegrino y la copa finalmente terminó en Munich. Así el fútbol le daba revancha al Bayern por la copa perdida en 1999.

2002. Glasgow. El Real Madrid llegaba nuevamente a una final europea, esta vez contra el Bayer Leverkusen, el conjunto de las aspirinas. Un buen equipo, con Ballack en todo su esplendor, Basturk, Carsten Ramelow, Bern Schneider, Oliver Neuville, un equipo que era la columna vertebral de la Mannschaft que ese año llegaría a disputar la final del Mundial ante Brasil. Pero el Madrid contaba en sus filas con Figo y Zidane, los dos mejores jugadores de ese momento. Una genialidad del francés permitió que el Madrid alcanzara su novena Copa de Europa. Un centro bombeado de Roberto Carlos, un remate imposible desde fuera del área, y el balón terminó en la escuadra de Butt. Un golazo que valió por un título de campeón europeo.

2003. Final aburridísima. Solo así puede ser calificada una final entre equipos italianos. Ese año se enfrentaron AC Milán y Juventus. Jugaron más a no equivocarse que al fútbol. Como imaginarán, los 90 minutos terminaron 0 a 0. La prórroga, igualmente. Terminaron en los penales, donde Shevchenko marcó el penal que finalmente permitió que el Milán sumara una nueva Champions a su palmarés. El bodrio se jugó en Manchester.

2004. Si la del 2003 fue aburridísima, la de 2004, por los equipos, fue inédita. Se jugó en Gelsenkirchen, en el estadio del Schalke, entre el AS Mónaco (que ayer dicho sea de paso, descendió a segunda división del campeonato francés) y el FC Porto de José Mourinho, que un año antes había ganado la Copa de la UEFA ante el Celtic de Glasgow. El Mónaco había protagonizado grandes partidos y era un buen equipo, con Dado Prso, Morientes, Giuly, Rothen. Había eliminado al Real Madrid y al Chelsea de Ranieri en su camino hacia la final. El Porto, en semifinales, había dejado atrás al Deportivo La Coruña (el artículo previo a este es referente al Depor). En el partido la diferencia entre los dos equipos fue abismal, el Mónaco se borró de la cancha y el Porto ganó 3 a 0.

2005. Estambul. Se enfrentaron dos equipos añejos de la Liga de Campeones. Liverpool contra AC Milán. Los italianos aprovecharon sus oportunidades y creyeron tener el partido dominado tras el primer tiempo. Nadie los puede culpar por confiarse, pues ganaban 3 a 0, con el dominio que un resultado así puede producir. Pero el Liverpool salió a por la épica en la segunda mitad, y a punta de coraje fue sumando los goles que le permitieron empatar el partido. Recuerdo que vi ese juego en casa de mi amigo Jesús, vestido con la camiseta del Liverpool. Empate tras los 90 minutos 3 a 3, prórroga, y penales. El Liverpool se llevó la copa a casa tras un partido inolvidable.

2006. El Barcelona de Ronaldinho se enfrentó al Arsenal de Henry en París. Partido entre los dos equipos de juego más ofensivo en Europa. Juliano Belleti se transformó en héroe blaugrana anotando el 2 a 1 definitivo, que rompía el empate tras los goles de Campbell y Eto’o. Extraordinaria la participación de Larsson, que dio los dos pases gol del Barcelona. El equipo catalán sumaba su segunda Copa de Europa.

2007. Se reeditó la final del 2005, esta vez en Atenas. Milán y Liverpool volvían a verse las caras. Esta vez el cuadro italiano terminaría llevándose la Copa a casa tras ganar 2 a 1, con dos goles de Filippo Inzaghi (Kuyt descontó en los minutos finales). Kaká estaba en su apogeo y fue el mejor jugador de esa edición del torneo, rodeado de Pirlo, Seedorf y Gatusso. El Milán dejó en semifinales al Manchester United (ganó en Old Trafford incluso), y el Liverpool, al Chelsea, en una suerte de clásico contemporáneo que llevaba jugándose con regularidad en las últimas ediciones de la Liga de Campeones.

2008. Moscú. Final inglesa. De hecho, exceptuando al Barcelona, tres de los cuatro equipos en semifinales eran ingleses: Arsenal, Manchester United y Chelsea. Estos dos últimos llegaron a la final de aquél año. El ataque del United era temible, con Tévez, Cristiano Ronaldo y Rooney, pero el Chelsea seguía siendo el equipo duro y compacto que construyó Mourinho y tras un empate de 1 a 1 (con gol de cabeza de Ronaldo incluido), se fueron a la prórroga. Las tablas prosiguieron, y los penales hicieron campeón al Manchester. Cristiano Ronaldo terminó fallando un penal al inicio de la ronda, si, pero el decisivo fue fallado por Terry, capitán de los azules, y el United alcanzó su tercera Champions.

2009. Roma. El United volvía a llegar a una final de Liga de Campeones, esta vez contra el Barcelona de Messi. El club catalán ya había ganado la Liga española y la Copa del Rey, por lo que el triunfo en la final europea supondría alcanzar un triplete (el último había sido el del Manchester de 1999, tras ganar los dos trofeos locales y el europeo). Los goles de Messi y Eto’o llevaron la copa a la Ciudad Condal. Tercera Champions del Barcelona, que igualaba al United y que encumbraba a Messi en lo más alto del Olimpo futbolísitico.

2010. Madrid. Los finalistas fueron el Bayern de Munich y el Inter de Milán, de la mano de José Mourinho. Por primera vez, el partido se disputó un sábado. La alineación ofensiva del Bayern no fue rival para el correoso equipo italiano, que con dos zarpazos de Diego Milito se hizo con el trofeo, ganando 2 a 0. El Inter repitió la hazaña del Barcelona de la temporada anterior, y ganó también el triplete: Liga y Copa italianas, y la Champions a nivel europeo.

Y ya vieron la del 2011, en Londres. El Barcelona ganó su cuarta Champions dándole un repaso al Manchester, especialmente en el segundo tiempo. 3 a 1, con goles de sus tres puntas, Messi, Villa y Pedro. Rooney había logrado el empate temporal para los ingleses. La Champions es el torneo de los campeones de las mejores ligas del mundo, y siempre será fuente de buen fútbol para los amantes de este deporte. Ninguna otra competición a nivel de clubes tiene la calidad de este torneo, que cada año nos deleita y nos da un nuevo campeón.

https://diegoarbulu.wordpress.com. Derechos reservados 2011.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: