Posteado por: Diego Arbulú | marzo 10, 2010

Sobre el Tratado de Libre Comercio con Canadá

Canadá es la novena economía mundial por su tamaño. Cuenta con una población de 34 millones de habitantes que disponen de ingresos de unos 35 mil dólares per cápita al año. Eso permite que los canadienses tengan elevados estándares de vida y un bienestar que se refleja con la tendencia expansiva del Índice de Desarrollo Humano en aquél país de América del Norte. Es también parte de APEC, nuestra gran herramienta para penetrar los mercados del Pacífico, en especial los de Asia.

En el 2006, tras un año de negociaciones, el Perú y Canadá suscribieron un Acuerdo de Promoción y Protección de Inversiones (FIPA por sus siglas en inglés). Ese mismo año, en el mes de diciembre, se llevó a cabo una reunión en Bogotá entre Canadá, Colombia y nuestro país para evaluar los términos de una negociación, y alcanzar así un TLC y coordinar además las acciones a realizar en aras de dicho proceso.

Ya en el 2007, las delegaciones de los tres países retomaron las negociaciones para acordar nuevamente un eventual acuerdo. Se iniciaron una serie de rondas en Ottawa, Bogotá y Lima en el transcurso de aquél año. En enero 2008 el Presidente de la República anunció que las negociaciones habían concluido satisfactoriamente y se firmaba un TLC bilateral con Canadá el día 26 de aquél mes. La firma del mismo se hizo en Davos, con el Foro que se celebra anualmente en aquella ciudad suiza como marco.

Este acuerdo permite desde aquél momento (ya hace más de dos años) el comercio libre de productos, servicios e inversiones entre el Perú y Canadá. La firma del mismo además completa el objetivo de acordar la suscripción de TLC’s con los dos gigantes de América del Norte. Hasta ese momento, sólo Chile era el país de Sudamérica que contaba con un acuerdo de esa índole con Canadá.

El TLC con Canadá es la materialización de nuevos espacios y mercados para colocar nuestros productos en condiciones ventajosas en una economía que importa más de US$ 600 mil millones al año. Además, nos podremos ver beneficiados con la llegada de inversiones y transferencia tecnológica en los rubros de telecomunicaciones, en especial internet y telefonía. El TLC garantiza la inversión de capital estadounidense en Perú.

La apertura comercial garantiza respaldo para nuestro crecimiento, el incremento de la inversión extranjera, la apertura de mercados para productos peruanos y la generación de empleo. No es una fórmula mágica para alcanzar el desarrollo, es necesario que vaya de la mano con políticas adecuadas de protección medioambiental, de mejora e incremento de la infraestructura (la gran tarea pendiente del Perú), de reformas en instituciones estatales. Los TLC’s son ventajosos, pero siempre serán las características geográficas, sociales, culturales y políticas del país quienes realmente potencian sus efectos.

https://diegoarbulu.wordpress.com. Derechos reservados 2010.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: