Posteado por: Diego Arbulú | febrero 27, 2010

Terremoto en Chile

El terremoto que devastó el día de hoy el sur de Chile constituye una oportunidad óptima para mejorar nuestras relaciones con el país del sur. De primera mano conocemos lo terrible que es que una región del país se vea afectada por un movimiento telúrico, y no hay que remitirnos mucho al pasado para encontrar en el terremoto de Pisco del 15 de agosto de 2007 un antecedente propio.

La relación con Chile pasa por un momento tenso por el tema del diferendo marítimo interpuesto ante la Corte Internacional de Justicia en La Haya. Con el gobierno de Bachelet hemos tenido roces especialmente graves, siendo el peor de todos el caso del espionaje de Víctor Ariza en nuestra Fuerza Aérea. Poco a poco la relación se erosionó, aunque la llegada a la presidencia de Sebastián Piñera es vista con optimismo desde el Perú porque se espera que las relaciones bilaterales mejoren.

La teoría “de cuerdas separadas” parece apoyar este escenario. Se trata fundamentalmente de dejar que el tema de La Haya transcurra sin inconvenientes, manejado por los comités de expertos de nuestras Cancillerías mientras que la relación en los demás aspectos siga con normalidad, recordando así que la demanda ante la Corte Internacional de Justicia no es el único tema pendiente o resaltante entre ambas naciones.

Ahora, el terremoto de hoy es una oportunidad para que el Perú se muestre como un país hermano con Chile y que demostremos que nuestras relaciones no están del todo condicionadas por La Haya. De la destrucción hay que salvar los aspectos positivos, enviando toda la ayuda que sea necesaria, actuando con diligencia para ayudar a los chilenos que en estos momentos pasan tantas necesidades. Un paso acertado en ese aspecto es la carta que el Presidente García envió a la Presidenta Bachelet ofreciéndole apoyo incondicional, sería también positivo que García asista a la toma de mando de Sebastián Piñera. Este acto está programado para tan sólo dos días después de la entrega de la contramemoria chilena en La Haya, pero en el contexto actual sería positiva la presencia del Presidente, demostrando que hay lazos y circunstancias que fortalecen la unión entre los pueblos y que superan toda diferencia.

En un momento como este cabe destacar que la integración entre los países de la región parte de la cooperación en situaciones como esta. Acudamos al auxilio del sur de Chile, recordando que el Perú mismo se ha visto beneficiado por la ayuda internacional en este tipo de circunstancias, y desde la distancia unámonos al sufrimiento del pueblo chileno.

https://diegoarbulu.wordpress.com. Derechos reservados 2010.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: