Posteado por: Diego Arbulú | noviembre 22, 2009

Sun Tzu, Ariza y los espías

Con el reciente caso de Víctor Ariza y la red de espionaje chilena que al parecer infiltró a la FAP (Fuerza Aérea del Perú) rescato algunas líneas de “El Arte de la Guerra” del estratega chino Sun Tzu, una obra considerada básica para comprender el funcionamiento de un ejército en campaña.

Por ejemplo, “Lo que se ha mencionado como información previa no puede obtenerse de los espíritus, ni de las divinidades, ni por la similitud de los acontecimientos pasados, ni de los cálculos. Es necesario conseguirlo con hombres que averiguen la situación del enemigo” (Es decir, de los espías).

“Se enumeran cinco clases de agentes secretos que se pueden emplear: los agentes indígenas, los interiores, los dobles, los desechables y los flotantes… Cuando estos cinco tipos de agentes están actuando a la vez sin que nadie conozca sus procedimientos se les llama “la divina red” y constituyen el tesoro más valioso de un soberano” (Porque nadie puede negar que contar con una red de espionaje bien constituida es una ventaja valiosísima en caso de potencial escenario de conflicto).

“Los agentes indígenas proceden del país enemigo… los agentes dobles son espías enemigos utilizados por nosotros” (Es decir, Víctor Ariza es un agente indígena, porque procede de nuestro país, y por lo tanto, siguiendo el criterio de Sun Tzu, sería visto como un agente indígena por parte de los chilenos. Cabe preguntarse, ¿por qué no se le convirtió en agente doble? Esto se puede explicar en el siguiente párrafo).

“Cuando el enemigo envía espías para fisgonear lo que hago y dejo de hacer (en este caso no envió a nadie, sino al parecer contrató a uno acá), los obsequio generosamente y los hago volver convertidos en agentes míos”. Se le pudo haber proporcionado información falsa en lugar de desmantelar la red de Ariza de una forma tan abrupta.

“Los agentes internos son funcionarios enemigos empleados por nosotros… entre los funcionarios hay hombres de mérito que han sido destituidos, hay otros que han sufrido castigo por haber cometido errores. Hay sicofantes y advenedizos que ambicionan la riqueza (como Ariza). Los hay que, injustificadamente, han sido relegados durante mucho tiempo a funciones inferiores, los que jamás han ascendido a puestos de responsabilidad y aquellos cuyo único deseo es aprovechar los períodos turbulentos para ampliar su poder personal… de todos estos, puedes investigar con discreción su situación material y cubrirlos de oro (o dólares) y de seda para ganároslo. A continuación puedes contar con ellos para iluminar una situación y conocerla tal y como se produce en su país y para informar acerca de sus planes contra vuestro país”.

Acá hay más párrafos interesantes, que prueban que desde hace ya varios siglos atrás se valoraba la importancia de contar con espías. Veamos.

“De todos los que en el ejército están cerca del comandante en jefe, nadie está más próximo que el agente secreto. De todas las retribuciones, ninguna tan generosa como la del agente secreto. De todas las cuestiones, ninguna tan confidencial como las operaciones secretas… Nunca ha existido lugar en el que el espionaje no haya sido utilizado“.

Acá hay otra que me gusta porque respalda mi idea de haber empleado a Ariza tras descubrir su red para pasar información falsa en lugar de exponerlo a los medios y a la opinión pública que ahora pide su cabeza.

“Es fundamental descubrir a los agentes del enemigo que vienen a espiar en tu contra y sobornarlos, a fin de que pasen a tu servicio. Dales instrucciones y ocúpate de ellos. Esta es la manera de reclutar y utilizar a los agentes dobles. A través de los agentes dobles, se pueden reclutar y emplear los agentes indígenas e internos”.

Y cierro el artículo con este párrafo:

“Por esta razón sólo el monarca sabio y el general que sepan utilizar como agentes a las personas más inteligentes tendrán la certeza de realizar grandes cosas. Las operaciones secretas son vitales en la guerra; de ellas dependerá el ejército para realizar cada uno de sus movimientos. UN EJÉRCITO SIN AGENTES SECRETOS ES COMO UN HOMBRE SIN OJOS NI OÍDOS“.

https://diegoarbulu.wordpress.com. Derechos reservados 2009.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: