Posteado por: Diego Arbulú | febrero 2, 2009

El Mariscal Sucre

Mañana, 3 de febrero, se cumplen 204 años del nacimiento de Antonio José de Sucre, artífice de la independencia de América del Sur y Gran Mariscal de Ayacucho.

Recuerdo que cuando empecé a estudiar la historia de la independencia tanto en el Perú como en Venezuela, por 1992, en primaria, entendí la importancia del papel que cumplió Sucre, el Abel de Colombia como lo definió Bolívar, para romper los lazos coloniales con la metrópoli española. Era y sigue siendo mi prócer de la independencia favorito. Un héroe de pies a cabeza, un discípulo aventajado de Marte. Ayacucho, su obra maestra, consolidó la libertad de mi país y de la América meridional. Tuvo una vida intachable, sin excesos ni escándalos, sin ambiciones desmedidas de poder, incluso negándose a asumir la presidencia vitalicia de ese accidente geográfico que es Bolivia, creado por los caprichos de su jefe.

Cuando se aprecia el lado más humano de los hombres que forjaron la independencia sudamericana, nos damos cuenta que tenían los vicios y defectos de cualquier hombre común y corriente involucrado en la política. Ambiciosos, codiciosos, traicioneros, ávidos de gloria, velando por sus intereses y los de sus oligarquías. Es el desencanto que se experimenta al estudiar a los héroes como individuos en el contexto de las épocas en las que vivieron. Sin embargo, Sucre es de los pocos que, pese al estudio minucioso, sigue conservando las virtudes propias de quienes merecen el reconocimiento y la gloria de llamarse patriotas, próceres, libertadores, en fin, héroes.

Mañana, 3 de febrero, al cumplirse 204 años de su muerte, su legado debe mantenerse intacto. Su ejemplo de desprendimiento y búsqueda del bienestar de los territorios que liberó con su espada, el genio militar que era, e incluso su muerte a temprana edad (a los 35 años) mientras viajaba de regreso a su natal Venezuela. En Pichincha, liberó al Ecuador. En Ayacucho, al Perú. Que su esfuerzo y sacrificio no hayan sido en vano es el mejor tributo que se le puede rendir.

https://diegoarbulu.wordpress.com. Derechos reservados 2009.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: