Posteado por: Diego Arbulú | septiembre 22, 2008

Las armas de Chile, la balcanización boliviana y el presupuesto militar peruano

Está tensa la cosa en nuestro vecino altiplánico. Pese a la calma relativa y al final de la crisis que la semana pasada se saldó con la muerte de 30 personas, el conflicto interno continúa. De nada ayuda, además, la intervención desafortunada de Hugo Chávez frente a los micrófonos prometiendo apoyar cualquier levantamiento armado pro Evo en Bolivia en caso de ser derrocado. La expulsión del embajador estadounidense de La Paz tampoco ha ayudado. Los gobiernos demagogos como los de Evo se excusan siempre en factores externos para buscar culpables de la crisis, cuando estas realmente se originan por la incapacidad de dichos gobiernos para ejecutar una política coherente. Basta nada más volver a darle un repaso a uno de mis artículos anteriores, titulado Evo Morales (https://diegoarbulu.wordpress.com/2008/08/13/evo-morales/).

Sin embargo hay un escenario que empieza a plantearse y promete ser aún más grave que el vivido la semana pasada con las treinta muertes. Se trata de una posible balcanización de Bolivia. Esto es, su división por medio de las armas con una guerra civil donde el país se separe en zonas de acuerdo a su orientación política, económica e incluso racial. El historiador Antonio Zapata en el diario La República, en su edición del 17 de septiembre de este año escribió un artículo titulado ¿Balcanización boliviana?. Cree que el desarrollo de la crisis dependerá principalmente de la estrategia de Evo para controlar al país. Cuando se conocieron los resultados del referéndum boliviano que ratificó a Evo con 67% de los votos ambos bandos cerraron filas. Morales sabía que gozaba del apoyo de las zonas rurales en la Medialuna (la zona opositora de Bolivia) y las movilizó contra las zonas urbanas, cuya respuesta se vió en los enfrentamientos de la pasada semana.

Además, Zapata analiza la respuesta latinoamericana a la crisis. La región se opone a la división boliviana temiendo esa llamada balcanización. Pero piensa que el aliado de Evo, Chávez, es a la vez su principal amenaza. La dependencia de La Paz con Caracas es peligrosa. Con sus declaraciones, Chávez le da al ejército boliviano la excusa perfecta para derrocar a Morales. El ejército boliviano no va a permitir la división del país (piensa Zapata), ya que esto originaría el surgimiento de dos fuerzas armadas enfrentadas. El ejército apoyará a Morales mientras éste, con ese 67% de respaldo, simbolice la unidad. En ese escenario, Hugo Chávez, agitando en su contra a las fuerzas armadas, se convierte en una verdadera amenaza.

El diario El Comercio, el de mayor tradición del Perú, le dedicó su editorial del lunes 15 de septiembre al caso boliviano. El titular dice El alto costo del modelo chavista en Bolivia. Hace una análisis de los daños causados hasta ese momento por los disturbios, y precisa que la crisis estalló debido a la insistencia del gobierno de Morales por retirar a las regiones los impuestos provenientes por hidrocarburos, una decisión cuestionada y que va en la línea del modelo estatista de Chávez en Venezuela. Analiza así mismo las repercusiones internacionales del conflicto, con la expulsión ya mentada del embajador de EEUU en La Paz, el corte temporal de gas boliviano a Argentina y Brasil por la crisis, la denuncia infundada de que sicarios peruanos participaron en los disturbios (Torre Tagle sigue esperando explicaciones del ignorante de Choquehuanca, el mismo de “leer es malo”) y las palabras de Chávez anunciando apoyar “cualquier movimiento armado en Bolivia”.

Con toda esta crisis, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, convocó a la reunión de emergencia de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR), en su carácter de presidenta de turno de la organización. Claro que cuando Evo tumbó a Sánchez de Lozada y a Mesa a punta de violencia callejera día a día, ninguno de esos mentados líderes de la izquierda convocó a reunión alguna para mostrar su apoyo internacional a esos gobiernos bolivianos… bueno, ya deberíamos estar acostumbrados a esos ejercicios de demagogia barata.

Infografia del gasto militar chileno y peruano (El Mercurio, Chile)

Infografía del gasto militar chileno y peruano durante el gobierno de Lagos(El Mercurio, Chile)

Pero el papel de Chile más allá de la convocatoria de la reunión de emergencia de Unasur se debe analizar tras bambalinas. Hay que recordar la carencia que Chile tiene de recursos energéticos en la actualidad, especialmente el agua, que ha provocado sequías y fallas en el suministro eléctrico. Por rencillas históricas de la Guerra del Pacífico y el problema de la salida al mar, hay sectores en Bolivia que son reacios además a venderle gas a Chile (prefieren tener como clientes a Brasil y Argentina, que de paso consumen más por motivos demográficos). El gobierno chileno sigue atentamente la crisis en Bolivia en caso de que esta, presumo yo, se balcanice y estalle una probable guerra civil. De pasar eso habría que estar atento a la postura chilena. No en vano tienen un canon minero de extracción del cobre que dedican exclusivamente a la compra de material bélico, y de momento tienen ahorrados para tal fin la nada despreciable suma de 3 mil millones de dólares. Y no actúan como Venezuela, que va a comprar armas dando grandes voces a Rusia, comprando armamento en cantidades pero de dudosa calidad y armándose contra, como lo diría George Lucas, una “amenaza fantasma”. Los chilenos compran sus armas a los Estados Unidos, Países Bajos y Alemania. Es decir, armamento A1, de excelente calidad. Tanques alemanes Leopard I y II (348 tanques!) que superan ampliamente a los T 72 peruanos, los SK 105 bolivianos y a los TAM argentinos. Aviones F-16 nuevos de paquete, misiles de todo tipo, desde Harpoon hasta AIM-120, submarinos de la clase Scorpene y fragatas diversas. Además han adquirido un satélite con fines civiles y militares por 80 millones de dólares.

Ahora, yo no quiero caer en el discurso repetitivo que muchas veces presenta al Perú como posible víctima de una agresión chilena. Porque para empezar cada país gasta su dinero como mejor crea conveniente y según sus capacidades y necesidades. Chile ha experimentado en los últimos 20 años un crecimiento económico espectacular y único en la región. Creo en que esa situación cambiará y su economía se desacelerará (recuerden que la economía es cíclica y está llena de altibajos). La ley del canon minero se va a derogar o modificar para reemplazarla por una nueva ley de presupuesto de defensa. Sin embargo la situación en Bolivia actualmente preocupa, más cuando se ve que su vecino del sur se arma metódicamente, al parecer alistándose para saltar sobre sus pedazos en caso de fragmentarse. Otra cosa que me preocupa es el presupuesto militar y el estado de las fuerzas armadas peruanas. Gozan de un presupuesto anual de apenas 150 millones de dólares, es decir, 20 veces menor al chileno. Sabiendo eso, la propuesta del vicepresidente Giampietri de crear un canon para fortalecer a nuestras fuerzas armadas no parece tan descabellada. Comprar para modernizar a las fuerzas armadas, no en grandes cantidades, pero si de calidad. Y por si acaso, yo compraría helicópteros. Según la OTAN, se calcula que un helicóptero equivale al poder ofensivo de 5 tanques. Si, como los Leopard chilenos.

https://diegoarbulu.wordpress.com. Derechos reservados 2008.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: