Posteado por: Diego Arbulú | agosto 17, 2008

Dennis Bergkamp, the non-flying dutchman

Hace ya unos 10 años que empecé a seguir el fútbol de manera constante. Cuando vivía en Venezuela recuerdo que mi papá solía seguir la liga española los fines de semana por Venezolana de Televisión -si, este una vez fue un canal de programación regular, no con la basura que se transmite hoy en día. A mí en lo particular me aburría, me retiraba de la sala cuando aparecía el logo de VTV con la música de los Gipsy Kings de fondo anunciando la X jornada de liga. Por eso me perdí de ver jugadores como Juninho, al Ronaldo del Barcelona con su gol de eslálom al Compostela, a Kiko, a Guardiola cuando era joven, el debut de Raúl y otros momentos destacados de la historia de la liga española.

Pero un día llegó a mis manos un cd de juego para pc, el Fifa 99. Estaba de vacaciones escolares, aburrido en la casa, y el juego acababa de salir al mercado. Así que lo instalé y empecé a probarlo. Fui familiarizándome con los nombres de jugadores, los equipos, ligas y competiciones. Así, mediante el juego de pc, me interesé por el fútbol de verdad y comencé a seguir a los jugadores que rendían mejor en la máquina y a los equipos que solía utilizar.

Recuerdo que un día, jugando al azar, disputé un juego de Juventus-Arsenal. La alineación aparecía mientras la partida se cargaba, y vi la alineación del Arsenal, que era el equipo con el que iba a jugar (no me gustan los equipos mafiosos del Calcio). Seaman, Dixon, Keown, Adams, Winterburn, Ljungberg, Petit, Vieira, Overmars, Anelka y Bergkamp. Me acuerdo la alineación incluso hoy en día, como si hubiese sido ayer, a pesar de los 10 años que han transcurrido. Pues jugué y Bergkamp fue el “Man of the Match“, marcándole 4 goles a los mafiosos. Desde ese momento se convirtió en un fijo en mis alineaciones, sin importar el equipo que elegía, lo traspasaba al mismo para hacerlo jugar.

De Bergkamp sabía ya de tiempo atrás. En el Mundial de Estados Unidos 94 se disputó un partido de cuartos de final entre Holanda y Brasil, que a la postre se proclamó campeón del torneo. Era la Holanda de De Goey, Jonk, Winter y Koeman. Recuerdo que vi el partido en casa de mi tío. Bergkamp marcó un gol y luchó, pero Brasil se impuso 3 a 2. Holanda quedó eliminada, pero Bergkamp era para mi uno de los héroes de aquél mundial, junto con George Hagi, el rumano, el “Maradona de los Cárpatos“, y junto al vendaval sueco Larsson, que sigue activo.

Pero siguiendo con la historia del videojuego, a partir de ese momento empecé a seguir los partidos de Arsenal y a investigar sobre el equipo. Resultaba que en 1998 se coronó campeón de la Premier con Bergkamp en plan estelar, marcando 16 goles en liga. Para la temporada 1998-1999 disputó la Champions en el mismo grupo que la Fiore de Batistuta, el Barcelona de Rivaldo y el AIK sueco (si mal no recuerdo). Quedó tercero en la fase de grupos y no se clasificó para la siguiente fase. Creo que, a pesar de haber transcurrido tan solo 10 años, el nivel de juego y en general de los equipos era superior. Cada equipo de los que disputaban competiciones europeas tenía mínimo una estrella de verdad, no como ahora que vemos equipos que van a hacer turismo mientras dura la fase de grupos y se preocupan por no perder con goleadas de escándalo.

Bergkamp también había liderado a Holanda en Francia 98, su último mundial. Vi el mundial no tanto por el fútbol, que para aquél entonces no me gustaba mucho, sino por la curiosidad y el interés de un chico de 14 años que sabía que si no veía el mundial pues no tendría de qué conversar con sus amigos en el colegio, ya que acaparaba el 90% de los temas de conversación. Recuerdo su gol a Argentina, una obra de arte por lo difícil de la ejecución, la forma como se saca de encima a Ayala y anota el gol estando el partido 1 a 1 y faltando 2 minutos para el final. Un gol de oro verdaderamente, en todo el sentido de la palabra.

A nivel de selecciones también lo vi en Holanda-Bélgica, la Eurocopa de 2000, que marcó su retiro de la selección holandesa. En tiempo extra del partido de semifinales entre Holanda e Italia, es sustituído estando el partido en empate. Lo vi en una pizzería de Caracas, saliendo del colegio, porque sabía que no me daría tiempo de llegar a la casa a ver el final. Estaba en cuarto año de secundaria. Al final se fueron a la ruleta rusa de los penales e Italia pasó. Tal vez nadie en la pizzería lo sabía, pero fue la última vez que Bergkamp pisaba una cancha vestido con la camiseta de la oranje.

Recuerdo otras cosas de él. Su miedo a volar en los aviones, por lo que se ganó el apodo en Inglaterra de The Non-Flying Dutchman (El holandés no volador). La jugada en un partido de Liga de Campeones en el 2002 ante la Juventus previa al pase que le da a Ljungberg y que significó el 2 a 0 a favor de los londinenses. Su partido de despedida en el nuevo estadio del Arsenal (toda su carrera fue en Highbury) en el 2006, su técnica para pasar y controlar el balón, sumamente exquisita. Y el golazo que marcó en Saint James Park en marzo de 2002 frente al Newcastle, en el video adjunto. Su juego y técnica en el terreno de juego contribuyeron a que me haga aficionado al fútbol en general, y esta es una pequeña forma de agradecerlo.

https://diegoarbulu.wordpress.com. Derechos reservados 2008.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: