Posteado por: Diego Arbulú | julio 20, 2008

La llegada del hombre a la Luna

Hoy, 20 de julio, se cumplen 39 años de la llegada del hombre a la Luna. En la misión Apolo XI, el astronauta estadounidense Neil Armstrong se convirtió en el primer habitante de nuestro planeta en pisar suelo lunar, acuñando la famosa frase “Es un pequeño paso para el hombre, y un gran salto para la humanidad”.

Y fue realmente un gran salto para la humanidad, que para aquél año, 1969, se encontraba en una situación política, económica, cultural, militar y social marcada por dos sistemas antagónicos en pugna permanente y silenciosa desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Los dos bloques, el occidental o capitalista, y el soviético o comunista, se enfrentaban por la hegemonía tecnológica y desarrollaron, entre otras, la llamada carrera espacial, con el objetivo de alcanzar el espacio y específicamente llegar a la Luna.

Para esto fueron gastados millones en recursos para desarrollar investigaciones, proyectos, ensayos, entrenamientos astronautas -o cosmonautas- y misiones por los estadounidenses y soviéticos. Éstos últimos contaron con una ventaja inicial que les permitió enviar el primer ser vivo al espacio (la perra Laika en 1957) y posteriormente enviar al primer ser humano al espacio, el cosmonauta Yuri Gagarin, en 1961. Contrariamente a lo sucedido con la carrera armamentista y el desarrollo de las armas nucleares, la Unión Soviética contó con la ventaja inicial.

Sin embargo, desde inicios de la década de 1960 con la llegada de John F. Kennedy a la presidencia de los Estados Unidos, la situación cambió. Kennedy consideraba de interés nacional el ganarle la partida a los rusos, y tras las dos primeras derrotas que constituyeron hitos en la historia del reto aeroespacial, decidió que los Estados Unidos debían ser los primeros en pisar la Luna. Destinó recursos y sentó las bases del proyecto Apolo, que pese a su muerte en 1963, continuó a lo largo de la década de 1960 materializándose finalmente el 20 de julio de 1969 cuando el Apolo XI tocó suelo lunar.

Armstrong en la Luna - 1969

Armstrong en la Luna - 1969

Creo que de toda esta situación vale rescatar el aspecto positivo. En el marco de la disputa entre los dos colosos y los sistemas políticos y económicos que éstos defendían, la carrera espacial y sus consecuencias son de los pocos triunfos derivados del oscuro período denominado Guerra Fría. Permitió al hombre como especie dar el salto escalonado al espacio y posteriormente a nuestro satélite natural, abriendo así un nuevo horizonte de misiones y exploraciones que aún hoy en día en el siglo XXI siguen vigentes, ya con nuevos actores (Francia y China por ejemplo) y con posibilidades y metas tan infinitas como el universo que espera a ser explorado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: